«Minerales de la sangre»: una gran mayoría de los franceses está a favor de una legislación vinculante

El 27 de octubre, los representantes de los gobiernos de la Unión Europea debatirán un proyecto de reglamento sobre la trazabilidad de los minerales procedentes de zonas de conflicto, también llamados      «minerales de la sangre». Al mismo tiempo que Francia tendrá que presentar por primera vez su posición en este proyecto europeo, una encuesta del Consejo Superior Audiovisual francés (CSA) publicada hoy, 25 de octubre, revela que el 83 % de los franceses, o sea cuatro de cada cinco, espera que Francia se pronuncie a favor de una legislación vinculante.

Aunque solo un 14 % de los encuestados confía haber oído la expresión «minerales de sangre», cerca de uno de cada dos franceses reconoce saber que «los teléfonos móviles contienen minerales que pueden generar conflictos o violaciones de los derechos humanos en los países donde se extraen»*.

La encuesta muestra la importancia de la trazabilidad para los consumidores. Un 66 % de ellos dice que disponer de la información sobre las consecuencias y las condiciones de extracción de los minerales podría influir en su decisión cuando compran un aparato electrónico.

Un 87 % de los encuestados indica que no confía en los fabricantes de teléfonos móviles para comunicar de forma transparente e informar a los consumidores sobre el origen y las condiciones de fabricación de sus productos. Los resultados de esta encuesta confirman que es difícil conformarse con las declaraciones voluntarias o la buena voluntad de las empresas que participan en este comercio. Sobre todo porque un 89 % de los encuestados quiere que una legislación estricta regule este comercio en Francia y un 83 % de ellos está a favor de una legislación europea vinculante al respecto.

El pasado 20 de mayo, el Parlamento Europeo ya votó a favor de un reglamento europeo audaz que impondría un deber de vigilancia (due diligence), o sea procedimientos de control, a todas las empresas relacionadas con este comercio, incluso aquellas que comercializan los productos terminados como computadoras, tabletas, coches, teléfonos móviles, etc.

El gobierno francés no puede hacer oídos sordos a esta fuerte toma de posición del Parlamento y a la clara expresión de la opinión de los franceses sobre el tema. Ahora les toca a los Estados miembros pronunciarse y asumir sus responsabilidades.

*Encuesta CSA realizada entre el 13 y el 15 de octubre de 2015 a 994 personas y encargada por AITEC ( Asociación Internacional de Técnicos, Expertos e Investigadores), Amnesty International Francia, CCFD-Tierra Solidaria, Info-Birmanie, Secours Catholique – Caritas Francia y Sherpa.

Notas para los equipos de redacción

Los teléfonos móviles, así como las computadoras, los coches y otros objetos de la vida cotidiana, contienen minerales (estaño, tungsteno, tantalio, oro…) cuyo comercio puede servir para financiar a grupos armados que cometen graves violaciones de los derechos humanos. En 2013, la Unión Europea importó unos 240 millones de teléfonos móviles. Un teléfono móvil estándar contiene aproximadamente 6,6 g de estaño, 0,83 g de tungsteno, 0,04 g de tantalio y 0,63 g de oro. Eso significa que alrededor de 1.584 toneladas de estaño y 151 toneladas de oro entraron en la Unión Europea, solo a través de los teléfonos móviles, únicamente si se considera el año 2013. (Source Global Witness)

 

Contactos de prensa:

AITEC: Lala Hakuma Dadci, +33 1 43 71 22 22, lala-hakuma.aitec@reseau-ipam.org

Amnesty International Francia: Véronique Tardivel, +33 6 76 94 37 05, vtardivel@amnesty.fr

CCFD – Tierra Solidaria: Karine Appy, +33 6 66 12 33 02, k.appy@ccfd-terresolidaire.org