«Paquete de transparencia fiscal» de la Comisión Europea: cuando la transparencia sigue rimando con la confidencialidad

Miércoles 18 de marzo de 2015 – La Comisión Europea ha publicado hoy su nuevo «Paquete de transparencia fiscal» en respuesta al escándalo de Luxleaks. Aunque las medidas propuestas van en el sentido de un refuerzo de la lucha contra la elusión fiscal a nivel europeo, las organizaciones de la «Plataforma Paraísos fiscales y judiciales» lamentan el hecho de que las informaciones sigan siendo confidenciales. Este comportamiento va en contra de las expectativas de los ciudadanos europeos y no actúa en interés de los países en desarrollo.

La medida verdaderamente nueva de este «Paquete de transparencia fiscal» es la propuesta de poner en marcha un intercambio automático de informaciones sobre los rulings, acuerdos fiscales que ganaron fama con el caso Luxleaks, que son concertados entre las multinacionales y las administraciones fiscales y muy a menudo usados de manera abusiva para reducir su base fiscal en los otros países donde realizan actividades. Desgraciadamente la Comisión Europea no prevé hacer públicos estos acuerdos.

«El intercambio automático de estos acuerdos fiscales entre los Estados miembros constituye un primer paso que conviene no infravalorar ya que permitirá a las administraciones fiscales entender mejor la situación y combatir las prácticas de optimización fiscal agresivas de las multinacionales. Sin embargo, sería exagerado hablar de transparencia fiscal cuando uno sabe que ninguna de estas informaciones será accesible al público que sin embargo está a la espera de una mayor transparencia», explica Jacques Fabre, Administrador de Transparencia Internacional Francia.

«Si se dieran a conocer públicamente estas informaciones sobre los rulings, se conseguiría disuadir a numerosas empresas de que los usaran para poner en marcha planes de optimización fiscal agresivos. La verdadera transparencia es una de las herramientas clave que conviene no infravalorar en la lucha contra la elusión fiscal. Al no incluir una propuesta para hacer públicas las informaciones sobre las actividades de las empresas, las personas que emplean y los impuestos que pagan en cada uno de los países en los que están establecidas, la Comisión Europea venda los ojos a los ciudadanos mientras que las empresas bailan con el dinero necesario para la financiación de nuestros servicios públicos», destaca Manon Aubry, responsable de la incidencia política de Oxfam Francia. «Finalmente, estas medidas propuestas son como dar palos de ciego y no serán suficientes para acabar con la elusión fiscal».

Además, «las medidas propuestas en este nuevo «paquete» no beneficiarán a los países en desarrollo que están aún más afectados por la elusión fiscal. El hecho de hacer públicas las informaciones sobre los rulings o las actividades y los impuestos pagados por las empresas europeas hubiera permitido a otros países no europeos tener acceso a estas informaciones extremadamente útiles para identificar planes fiscales a menudo complejos», lamenta Lucie Watrinet, responsable de la incidencia política del CCFD-Terre Solidaire y coordinadora de la «Plataforma Paraísos fiscales y judiciales».

«No hubiera habido un caso «Luxleaks» sin, por una parte, Price Waterhouse Coopers y los otros brazos armados de la optimización fiscal agresiva que son los «Big four» y, por otra parte, un denunciante, Antoine Deltour. Pues bien, este último es ahora juzgado por la justicia luxemburguesa mientras que el «paquete de transparencia» no prevé nada en contra de los sepultureros de la solidaridad establecida», recuerda Jean Merckaert de la asociación Sherpa.

La «Plataforma Paraísos fiscales y judiciales» espera de la Comisión Europea que tome medidas mucho más ambiciosas en la publicación, en junio, de nuevas medidas sobre la imposición de las empresas.

Contactos de Prensa

Sherpa: Jean Merckaert, +33 6 81 84 30 64